Bienvenidos a Clínica Fisioterapia Playamar

Horario : Lunes a Viernes - 09:00 a 14:00 · 16:00 a 20:00
  Contacto : 952 123 742

Cuida tus pies. ¿Con Chanclas a la Feria?

imagen-sin-tituloYa esta aquí la feria de Málaga y la pregunta que que todos nos hacemos es: ¿con que calzado voy mas cómodo a la feria? Pues si crees que las chanclas es lo ideal, aquí les dejamos un post donde explicamos los pro y los contras de usar chanclas a la feria!!!

Desde la época de los faraones las chanclas han sido el calzado favorito para los días más calurosos. Las chanclas no son el mejor calzado para caminar, pero hemos de admitir que en determinadas situaciones nos resultan muy cómodas y fresquitas.
Hace pocos años surgió la polémica cuando desde la asociación de hosteleros se promovió la prohibición de utilizarlas en la feria de Málaga, pero ¿qué sabes de las chanclas? ¿Son tan malas como nos quieren hacer creer?

podologia - chanclas

El 78 por ciento de los adultos mayores de 21 años ha sufrido problemas en los pies debido al uso de las chanclas, según un estudio del National Foot Health Assessment de Estados Unidos, y desde aquí  les contamos algunos de los pros y de las contras de la utilización de este calzado:

Los pro de usar chanclas en el verano:

  • Nuestros pies transpiran mejor: En verano las sandalias son perfectas para dejar que sus pies respiren. Muchas de las afecciones de los pies como las uñas encarnadas o el pie de atleta se curan más rápido si el pie se mantiene fuera del entorno estrecho y húmedo, que nos proporciona el calzado cerrado, así que este sería un aspecto a favor de la utilización del calzado descubierto.
  • Facilidad a la hora de calzarse: en verano nos apetece mucho estar descalzos por la casa, y eso hace que cuando tengamos que salir y ponernos cualquier zapato podamos sentirnos perezosos para ello (sobre todo si además tenemos que ponernos calcetines). Pues bien, las chanclas en este caso serán nuestro calzado ideal.

Los contra de usar chanclas:

  • Nulo control biomecánico: Las chanclas son un calzado cómodo y fresco, pero no ofrecen ningún tipo de sujeción al pie, esto hace que desde el punto de vista biomecánico pueden ser origen de muchas patologías. Por supuesto que si vas a hacer algún tipo de deporte debes olvidarte de utilizar este tipo de calzado. Las chanclas tienen una mala amortiguación y una deficiente sujeción, y en este caso lo único para lo que nos sirven es como aislante térmico (en la arena de la playa) y para evitar que nos clavemos objetos extraños en la planta del pie al caminar sólo sobre determinadas superficies.
  • Alteraciones en nuestra forma de caminar: Según un estudio realizado en 2008 por la Universidad Auburn (Estados Unidos), cuando usamos las chanclas nuestros pasos son más cortos lo que ocasiona que nuestros talones choquen con el suelo de una forma irregular, lo que altera el ritmo natural de nuestro caminar. Esto sucede porque la mayoría de las personas suelen tensar los dedos del pie para mantener mejor la sujeción de la sandalia y la presión de los dedos añade estrés a la zona del tobillo y a todo el pie en general y a algunos músculos a nivel superior.
  • Escasa o nula protección frente a objetos punzantes y/o cortantes: Acabamos de decir que las chanclas van muy bien en algunas situaciones, incluso que nos aíslan para evitar que nos clavemos objetos extraños, pero no es suficiente si se rompe un vaso de cristal y saltan pequeños trozos que se nos pueden clavar tanto en el dorso como quedarse entre la suela de la chancla y la planta de nuestro pie, ocasionándonos más de un quebradero de cabeza. Si estamos manejando algún objeto medianamente pesado y existe riesgo de que se caiga, ten especial precaución porque tus dedos nos estarán protegidos para nada. Parte de la problemática habitual cuando utilizamos chanclas son dedos rotos, uñas rotas, cortes infectados…
  • Favorecen la aparición de hiperqueratosis y grietas en los talones: Al llevar el pie totalmente suelto, los rozamientos aumentan, y eso hace que aparezcan con más facilidad las durezas en nuestros pies. También hay que considerar el hecho de que al llevar los talones al descubierto están más expuestos al aire y los agentes externos, por ello debemos prestar especial atención en hidratar nuestros pies todos los días, especialmente en las temporadas en que utilicemos nuestro calzado de verano.

podologia-chanclas

Cuida tus pies, manténlos siempre hidratados, corta las uñas correctamente de forma cuadrada y  ante cualquier síntoma raro en nuestras uñas y pies,  visita a tu podólogo cuanto antes. Recomendarnos hacer una vista  cada 6 meses.

Fuente: Málaga Centro, clínica podologia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciseis − 8 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento aceptando las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies